Perú: Más de 3,000 casos de epilepsia recibe cada año Hospital del Niño de Breña

Perú: Más de 3,000 casos de epilepsia recibe cada año Hospital del Niño de Breña

Unos 3,200 casos nuevos de niños y adolescentes con epilepsia recibe cada año el Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) de Breña, informaron voceros del nosocomio al advertir que la mala higiene de manos también puede provocar esta enfermedad del sistema nervioso.
La neuróloga del INSN-Breña, Pamela Muñoz, explicó que la tercera parte de los menores que acudió para atenderse al hospital, llegó por causas que pudieron evitarse, como el inadecuado lavado de manos y la exposición a gases tóxicos, lo que, anotó, causa convulsiones cerebrales.
“La presencia de parásitos en el cerebro, como la triquina, se debe a la mala higiene de las manos. Esta se encuentra en las heces humanas, pues sus larvas anidan en la carne de cerdo. Mientras que la inhalación de tóxicos, como el plomo y cobre, que emiten diversas empresas, daña el sistema nervioso central”, comentó a la agencia Andina.
La epilepsia es una enfermedad crónica que afecta principalmente a niños y niñas porque su cerebro está en proceso de formación. Se caracteriza por la persistente descarga eléctrica que sufren las neuronas (las células del cerebro).
Pero lo que define a la enfermedad como tal, aclaró, es la persistencia de estos fenómenos en el tiempo. Es decir, dos episodios seguidos no deben pasar las 24 horas, y deben repetirse en un lapso no mayor de un año. “Un ataque de epilepsia, uno que nunca más se vuelva a repetir, lo puede tener hasta el 20 por ciento de la población”.
Indicó que en el Perú recién se realizan estudios sobre la prevalencia de la enfermedad, pero por reportes de diversos países de la región se ha establecido que 17 personas -de cada mil- tiene epilepsia en promedio.
Otras causas que generan epilepsia son genéticas, también estructurales en el sentido de que el bebé nace con malformaciones cerebrales, o con un tumor en el cerebro o mal con funcionamiento metabólico cerebral, precisó la neuróloga.

Efectos de la epilepsia

Muñoz agregó que cuando la epilepsia no se detecta ni se trata a tiempo afecta el nivel cognitivo de los niños y niñas, y retrasa su desarrollo motor, es decir, se entorpecen sus movimientos y eso socialmente los afecta.
“Si la detección y el tratamiento son oportunos, no habrá ningún efecto negativo. Tenemos casos de niños que ocuparon primeros puestos en sus escuelas”.
Los padres de familia desconocen cuáles son las señales de alerta. Para muchos, es normal que su hijo o hija se desmaye o que su desarrollo se detenga. Por ello, la mayoría llega al hospital cuando las convulsiones son muy frecuentes.
Pese a ello, el pronóstico no es dramático porque el cerebro de los niños y niñas está en formación y responden positivamente al tratamiento. En algunos casos, refiere la médica, si cumplen dos años de tratamiento y no presentan ninguna crisis, le retiran la medicación, mientas que a otros se les prescribirá de por vida.
Según Muñoz, está demostrado que la epilepsia se presenta sobre todo en luga-res de mayor pobreza y menos acceso a los servicios de salud, “lo que evidencia que el sistema no está adecuado a la población de escasos recursos y que aún el país carece de especialistas”.
“En Piura y Tumbes, por ejemplo, no hay neurólogos pediatras, y de esas regiones nos refieren muchos casos”, manifestó.
El INSN- Breña recibe pacientes a nivel nacional, y los casos de epilepsia que atiende provienen sobre todo de Loreto, Madre de Dios, Junín, Huancavelica, Ayacucho, Ica, Trujillo además de Piura y Tumbes.

Fuente: Agencia Andina

Share